El Cuarto de Invitados

Es un espacio autogestionado por artistas donde se desarrollan encuentros entre los diferentes actores del arte contemporáneo y el público en general en el salón de un piso en el barrio de Lavapiés. El proyecto principal consiste en invitar a un comisario para que elija a un/unos artista/s y trabajar en torno a un proyecto que se exponga durante dos meses. De la misma manera se animan a otros agentes a impartir talleres, mesas redondas o cualquier tipo de actividad relacionada con la cultura. Desde un posicionamiento microsocial y micropolítico, el espacio apuesta por construir y expresar nuevos agenciamientos de enunciación. El Cuarto de Invitados produce colectivamente nuevas formas autónomas de entender y trabajar alrededor del arte contemporáneo.
www.elcuartodeinvitados.com
Dirección: Calle Mesón de paredes 42, 2ºA
Horarios: V: 19-22h // S: 11-21:30h

Exposición: ‘Cabestro’
Artista: Carol Caicedo
Comisaria: Semíramis González

“Cabestro” es una pequeña muestra que recoge parte del trabajo de Carol Caicedo. El proyecto “Mandela” fotografía sin descanso la plaza del mismo nombre en el céntrico barrio de Lavapiés de Madrid, antes conocida como plaza de Cabestreros. Es justamente en ese resquicio entre el insulto y el nombre de la plaza donde se sitúa esta exposición. No hay lentitud ni torpeza, sino todo lo contrario; un barrio multicultural y castizo, vigilado por cámaras 24 horas, duro y amable, con encuentros y desencuentros, con agresiones y celebraciones… Un barrio que recoge en sus calles toda la realidad de una ciudad.
Una plaza que focaliza todas estas miradas con un espacio abierto, sin sombras, sin vegetación y con altas temperaturas en verano; y a la par forman parte de la plaza también un edificio okupado feminista, un restaurante senegalés, tiendas y comercios de familias pakistaníes, y una fuente de 1934, de la primera plaza… ¿Quién ocupa estos espacios? ¿Quiénes están en las calles de Lavapiés? ¿Quiénes hacen suya la plaza Mandela? Caicedo fotografía a quienes permanecen en ella durante horas, días, semanas y hasta meses. Y no sólo toma una foto tras otra, se convierte en parte de ese paisaje que sobrevive a la dureza del contexto. Las conversaciones con quienes vemos en las fotos les convierten en amigos de apenas unas horas, de paso a otro país, pero también vecinos que ver a diario, con los que charlar durante días.
Esta muestra de su trabajo en El Cuarto de Invitados, no podía recoger mejor parte de lo que ocurre en un barrio y en una ciudad como Madrid; la posibilidad de mirar a través de la lente de la fotógrafa en la sala y directamente a la plaza abriendo la ventana de El Cuarto. Un espacio que también es plaza, que es Lavapiés, y que forma parte de Mandela.